Neuritis óptica en perros

La vista es uno de los sentidos que más peligro puede tener, ya que los ojos se encuentran totalmente descubiertos y las pestañas no son suficientes para protegerlos de todos los elementos que pueden causar una infección.

Neuritis óptica

Una de las enfermedades que pueden ser motivos de preocupación para los dueños de perros es la neuritis óptica. La cual es una inflamación del nervio óptico intraocular o infraorbitario. Puede ser hasta un síntoma de alguna enfermedad sistémica. A pesar de que se puede contagiar el perro por una causa infecciosa, también se puede dar por inflamaciones y neoplásias. Por lo tanto, la neuritis óptica es más un síndrome clínico que una enfermedad, ya que al ser expuesto ante la inflamación del nervio o de los tejidos puede ser la causante de graves lesiones como atrofia del nervio óptico o incluso pérdida de visión.

Esta enfermedad se puede dar en otros animales, pero en los perros se puede dar con más facilidad. El principal síntoma para detectar que se trata de neuritis óptica es la pérdida parcial de la vista conforme pasan las horas, pero para poder identificarla se necesita realizar diversos exámenes para determinar que se está llegando a esa atrofia. La retina comienza a hincharse al grado de comenzar a provocar algunas hemorragia, sin duda es un problema que puede ir empeorando si no se realiza algún tratamiento ya que el perro puede terminar por perder el ojo.

Los veterinarios tienen que realizar un análisis del líquido cefalorraquídeo, el cual es el líquido protector transparente en el cráneo, y un electroretinograma con el fin de investigar la capacidad de funcionamiento de la retina del ojo. También se puede realizar una tomografía computarizada o un escaneo de imagen, así como un análisis de orina y un perfil completo de química sanguínea para detectar la presencia de virus y cualquier tipo de bacteria que puedan causar alguna infección.

Se puede decir que el mejor tratamiento para este tipo de enfermedad ocular, es el uso de esteroides al inicio de la enfermedad, ya que así se puede tener una mejor recuperación de la vista. Pero el uso de los esteroides debe de ser antes de las ocho horas después de que se diagnosticó la neuritis óptica, si se hace después de este margen puede provocar efectos adversos en el perro. Si se le diagnosticó la enfermedad después de las ocho horas se le debe de administrar un antiinflamatorio que no contenga esteroides por vía ocular.

La principal razón por la que se decide recetar la aplicación de esteroides se debe a que esto ayuda más para prevenir a que el perro llegue a tener esclerosis múltiple. El veterinario debe de ser sincero con los dueños del perro que sufre este tipo de problema ya que en caso de que no se pueda reducir la inflamación, lo más seguro es que el pobre perro termine por quedarse ciego. Por lo tanto, el dueño debe de estar preparado para que sea más paciente y más cariñoso con el perro que llegue a sufrir está enfermedad.