Los vómitos en los perros: tipos, causas y remedios

El vómito en los perros es un fenómeno bastante común que puede ser determinado por un sinnúmero de factores de naturaleza muy diferente, a veces el vómito en los perros es un mecanismo de defensa eficaz del cuerpo, otras veces, sin embargo, es un síntoma que no debe ser subestimado.

Los perros vomitan por diversas razones: si se trata de un episodio esporádico, por lo general no hay por qué preocuparse.

A causa de los vómitos en los perros pueden surgir algunos efectos secundarios de menor riesgo: frío, por ejemplo, hambre excesiva o incluso periodos de tiempo duraderos de ayuno.

Casi siempre son eventos esporádicos que se resuelven por sí solos, sin siquiera la necesidad de administrar medicamentos. Otras veces, sin embargo, el vómito es el síntoma principal de la enfermedad en sí, como la gastroenteritis aguda y gastritis crónica, enfermedades que requieren atención inmediata del veterinario, que será responsable de la prescripción de medicamentos y restricciones dietéticas.

Si nuestro perro come demasiado rápido, puede que los vómitos vengan al poco tiempo de que haya acabado de comer: esto es, en la mayoría de los casos, una regurgitación en lugar de un verdadero vómito. En estos casos, el material se pone viscoso y mucoso. (No tiene importancia clínica si se produce esporádicamente).

El vómito también puede ser causado por un estado de excitación (miedo, estrés, presencia de hembras en celo, etc.), de ingestión de cuerpos extraños, de plantas venenosas o alimentos venenosos, por un bloqueo de los intestinos, por la presencia de parásitos intestinales o enfermedades (enfermedad de movimiento).

El color y el olor del vómito del perro

El color y el olor del vómito son esenciales para un diagnóstico adecuado:

  • El llamado “vómito gástrico” es el de menor importancia, fácilmente reconocible por su color amarillento o amarronado, sin la aparición de material alimentario, debido a menudo por errores nutricionales:  el perro come demasiado poco – tal vez una comida al día – y su sistema digestivo reacciona con una excesiva secreción de jugos gástricos con este tipo de vómitos. A veces, en casos como este, puede darle al perro un poco de pan seco en intervalos entre las comidas, para evitar los vómitos.
  • No se preocupe si el vómito tiene restos de sangre: el perro tan solo habrá roto unos pocos capilares durante el esfuerzo de vomitar. Debe consultar a su veterinario, sin embargo, si el vómito presenta sangre oscura o bilis líquido de color marrón oscuro.
  • El olor de orina en los vómitos se percibe en los casos de insuficiencia renal grave, que en lugar de las heces, es característico de las oclusiones intestinales, localizadas en la última parte del intestino: en ambos casos, se trata de enfermedades graves que requieren de la intervención de un veterinario.

Finalmente, repetimos que si se trata de un trastorno algo inusual o esporádico, por lo general tomando las preocupaciones adecuadas y actuando rápidamente será suficiente para que nuestro perro mejore en 24 horas, no hay de que alarmarse.

En caso de ingestión de una planta tóxica, de una comida en mal estado, o si se sospecha de la presencia de una enfermedad parasitaria, debe acudir de inmediato a un veterinario.