La sarna canina

Perro con sarna

Una de las enfermedades que más pueden afectar a tu perro es la sarna. La sarna canina es una enfermedad que ataca a la piel de los perros, la cual es causada por un ácaro. Así es, otro pequeño insecto que terminará por afectar la vida de tu perro y tu bolsillo. Este ácaro es muy contagioso, ya que puede incluso afectar hasta a los gatos y algunas veces a humanos.

Esta dermatitis reacciona porque la piel del animal puede ser muy sensible ante las secreciones de este insecto. Para poder identificar la sarna, se pueden observar raspones sobre la piel del perro. Pero el signo por el cual es fácil observar que se sufre de sarna es porque el pelaje del perro comienza a caer de la piel en grandes cantidades, mostrando la piel del pobre perro afectado.

Además el perro comienza a adelgazar y debilitarse al no poder descansar adecuadamente. Donde más se llega a notar es en las axilas, vientre, ingle y parte baja del pecho.

Para poder ayudar a tu perro ante esta enfermedad es necesario que lo bañes con soluciones y jabones que contengan el activo llamado amitraz. Si es una solución, se tiene que dejar secar sobre la piel del animal para que pueda ser absorbido. Si usas un jabón o champú, es necesario que lo dejes actuar por al menos cinco o diez minutos sobre el cuerpo de tu perro antes de que se lo quites. Si lo que vas a usar es una inyección, esta se debe de aplicar sobre la piel cada semana.

Los tratamientos deben de durar entre cuatro y seis semanas, depende de lo avanzado de la enfermedad. Para evitar este tipo de malestares, es necesario que pongas atención a los animales con los que tu perro mantiene contacto o va a realizar algún contacto. Esto se hace para prevenir que el ácaro entre en contacto con tu mascota. Si crees que pudo acercarse a otro perro o gato con sarna es necesario que lo bañes con ivermectina y después tú te laves las manos con abundante agua y jabón. Eso ayudará a eliminar y mantener alejados a los ácaros de ambos.