Saltar al contenido

Comportamiento destructivo de los perros II

La mayoría de problemas de conducta de los perros tienen fácil solución, la forma más eficaz de volver a tener a un perro feliz y obediente es saber detectar a tiempo las causas del comportamiento destructivo de nuestro perro, a continuación te explicamos las causas mas comunes y como tratarlas.

Juego pobre o falta de actividad

Si un perro no tiene la oportunidad de jugar lo suficiente, trata de desahogarse con lo que encuentre en su casa: almohadas, zapatos, papel higiénico, muebles, etc.
Cuando un perro se aburre, particularmente los jóvenes, identifica la destrucción como un sustituto a esa falta de actividad. Para él es una forma de compensar sus necesidades.

perro jugando con juguete canino
perro jugando

Este comportamiento puede ocurrir tanto en la presencia como en la ausencia de los dueños.
En estos casos es inútil castigar el perro, más bien lo que sería conveniente es proporcionar el ejercicio y la interacción debida, así como enriquecer el entorno con varios juguetes interactivos.
Estos juguetes, diseñados específicamente para entretener al perro, se pueden llenar de alimentos dulces, dependiendo del juguete, tratando de que nuestro perro consiga el alimento que hemos escondido en su interior. De esta manera, conseguiremos que pase muchas horas divirtiéndose y se canse mentalmente, contribuyendo así a que esa actitud se canalice de forma más pacífica y menos destructiva.

Destrucción como medio para llamar la atención

Hay perros tan ansiosos de interacción que pueden llegar a dañar objetos sólo para llamar la atención de los dueños. Si tenemos, por ejemplo, algo en la mano, nos levantamos y vamos a otra parte con ese objeto en la mano, el perro puede empezar a correr tras nosotros ladrando. Para él esto es un juego y una manera de llamar su atención. 

Perro disfrutando con toda la familia

Para estos perros, incluso el castigo es una forma de atención. Este tipo de comportamiento destructivo tiende a ocurrir principalmente en presencia de los propietarios. Con el fin de no reforzar aún más este comportamiento nocivo, hay que ignorar al perro cuando trate de llamar nuestra atención de esa manera.

Prestar más atención al perro, jugar con él más a menudo y llevar a cabo son todas las actividades que le ayudarán a mejorar. Es útil utilizar de nuevo juegos interactivo para enriquecer el ambiente y que mantengan a nuestro perro ocupado, tanto física como mentalmente.

La edad del cuadrúpedo, la oportunidad de enriquecer el medio ambiente, la cooperación del propietario con un especialista en problemas de conducta y el tiempo que el perro se comporta de esta manera, son factores clave para determinar el tratamiento a seguir.

Miedos y fobias

Muchos perros tienen miedo a las tormentas y los ruidos fuertes, algunos tiemblan y otros comienzan a inquietarse y destruir todo.
El problema es que a veces el miedo del perro se generaliza, es decir, con el tiempo, empieza a tener miedo de otros ruidos asociados con el evento traumático de otro anterior. Por ejemplo, si durante bastante tiempo el perro está encerrado en una habitación, y esta habitación le recuerda a una tormenta (u otro miedo) anterior, es posible que el perro se vuelva muy ansioso y comience a destruir o arañar cosas sin sentido, incluso en ausencia de la tormenta. Esto puede ocurrir tanto en presencia como en ausencia de los propietarios.

Para hacer frente a este tipo de destructividad hay que saber las causas que desencadenan con la ayuda de un especialista en problemas de conducta .

Si no se interviene con tiempo, después puede ser más difícil de tratar este problema.Sólo el especialista, después de un cuidadoso análisis del caso, puede ofrece toda la información necesaria para saber como erradicar esta conducta.

De todos modos, recuerde que no debe gritar a un perro temeroso, más bien de muestra de pequeños gestos o detalles, caricias y palabras dulces que harán que la confianza en el perro vuelva y se fortalezca su comportamiento.
Tratar de mostrar calma y serenidad, y si el perro lo acepta, tratar de jugarcon él para distraerlo de su miedo.

Ansiedad por separación

Un perro que destruye sólo y exclusivamente cuando los dueños están fuera de la casa muestra un verdadero problema de comportamiento destructivo que requiere la intervención de un experto.

La ansiedad por separación, por ejemplo, es una enfermedad muy común para este tipo de comportamiento.

perro triste por estar solo
perro triste

En estos casos, resultan muy útiles los juguetes para perros, así como impartir tiempo de esparcimiento, pues son una excelente terapia para la soledad. Usted podrá ver que mientras su perro juega y se entretiene fuera de casa evita que destruya los muebles y los objetos en su hogar.

A fin de proteger los intereses de estos juguetes, no olvide quitárselos cuando esté en casa.

Hay que recordar, sin embargo, que es muy arriesgado hacer esta terapia solo, sin la ayuda de una persona competente, pues dicho especialista le ayudará a resolver el problema con la mayor prontitud posible y siempre de la mejor manera.